Buscar
  • Maya Bolaños

Análisis o Matriz FODA -SWOT en inglés- y su importancia en momentos de oportunidad.

Actualizado: 25 jun



De todos es sabido que los tiempos que vivimos actualmente vinieron a revolucionar nuestro entorno, nos sacaron de nuestra zona cómoda. De la noche a la mañana nos enfrentamos a cambios repentinos a nivel laboral, académico, profesional, familiar, y no digamos de salud, etc.


Sin embargo, muy pocos se tomaron el tiempo de reflexionar, hacer un análisis minucioso de la situación. Empezamos un nuevo sistema de vida familiar, laboral, profesional, etc., en piloto automático. Trillada pero cierta es la frase de "reinvéntate, no te adaptes".


Y aquí cobra vida la importancia de que trabajemos en nuestro FODA, herramienta de planificación estratégica, diseñada para realizar un análisis interno (Fortalezas y Debilidades) y externo (Oportunidades y Amenazas). No estaremos descubriendo el agua azucarada, simplemente enfrentaremos lo que ya sabemos y lo ponemos en modo acción.

¿DE DÓNDE SE ORIGINA ESTE ANÁLISIS?

Con relación a la autoría del Análisis FODA (conocido como Análisis DAFO en España y SWOT en los países angloparlantes), Albert S. Humphrey aparece como nuestro personaje clave, cuya finalidad era tener el conocimiento del porqué la planificación corporativa a largo plazo fracasaba.


De esa cuenta, descubrió que el presente sería lo satisfactorio, el futuro la oportunidad, lo que es malo en el presente, es una falta y si el futuro es malo, es una amenaza, convirtiéndose entonces en las siglas, SOFA y después, en 1964, se cambiaría la F a W, llegando así el SWOT, o FODA en español, que corresponde a una sigla creada a partir de cada letra inicial de los términos mencionados anteriormente.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?

FODA nos ayuda a tener un enfoque mejorado, siendo competitivo ante los nichos de los mercados a los cuales se está dirigiendo la empresa o persona individual, pues nos ayuda a tener mayores o mejores oportunidades en el mercado, creando estrategias para una eficaz competencia. Nos ayuda además a enfocarnos en los factores que tienen mayor impacto en nuestra organización o en nuestra vida cotidiana y a partir de allí, se tomarán decisiones más eficientes y las acciones pertinentes.


EVALÚATE Y PONTE EN MARCHA

Para que puedas llevar a cabo este análisis, es importante que comprendas las áreas que F O D A abarca y su importancia para la toma de decisiones y/o mejor desempeño en el ámbito laboral, profesional. Para lograrlo, empezamos de lo interno a lo externo. En lo interno encontraremos nuestras FORTALEZAS Y DEBILIDADES. En lo externo encontraremos nuestras OPORTUNIDADES Y AMENAZAS.



MIS FORTALEZAS: Constituyen esos recursos que tengo y que suman al logro de mis metas, por ejemplo, las habilidades, formación, creencias, valores, salud, estado de ánimo, actitud positiva, auto control, entre otras.


Algo más concreto podría ser por ejemplo si aplicas para una plaza laboral y hablas dos o más idiomas, esa es una fortaleza potencial. Lo mismo aplicaría con las emociones. Si ante la adversidad muestras una buena actitud, en lugar de quejarte, esa es otra fortaleza.


¿Cómo identificas tus fortalezas? Ponte cómodo y pregúntate:

¿De qué te sientes orgullosa/orgulloso?

¿Qué habilidades naturales tienes?

¿Cuáles son tus principales logros académicos?

¿Cuáles son tus talentos?

¿Qué te hace especial?


MIS DEBILIDADES: Constituyen esos aspectos personales que obstaculizan el alcance de mis metas, que no me permiten avanzar. Ejemplo: la falta de disciplina, la ansiedad, la arrogancia, malos comportamientos, conducta y actitudes, entre otros. Lo más seguro es que te será más fácil identificar y, por ende, escribir todo lo negativo o en este caso, tus debilidades, dado a que la tendencia es que nos enfoquemos en lo negativo. Esto, por consiguiente, te imposibilita identificar tus fortalezas.


¿Cómo identificas tus debilidades? Hazte estas preguntas:

¿Qué de mi dificulta u obstaculiza el alcance de mis metas?

¿Qué de mi afecta mis relaciones interpersonales?

¿Qué no me gusta de mí mismo?

¿Hay algo de mi físico que no me gusta?

¿Hay algo de mi que me haga sentir raro o fuera del lugar?


OPORTUNIDADES: Representan esos recursos que me brinda el exterior y que tengo a la mano para utilizarlos en pro de mi crecimiento y desarrollo personal y profesional. Esto puede ser mi entorno, amigos o asociaciones, las habilidades de comunicación, tendencias del mercado, entre otros. Para poder analizar las oportunidades, debo observar mi entorno, las circunstancias actuales, en qué medio me desenvuelvo a nivel profesional, laboral, comercial, etc.


Un ejemplo de ello sería un joven que estudió ingeniería en informática, que analice la fuerte tendencia del mercado laboral de contratar personal para administrar las redes sociales, o manejar programas de videoconferencias, etc.

Para poder identificar y tener claras mis oportunidades me debo preguntar:

¿Qué situaciones o circunstancias actuales contribuyen para llevar a cabo mi misión o propósito de vida? En esto, recuerda ser muy analítico y analizar tu entorno.


Por último, tenemos las AMENAZAS, que representan aquellas situaciones o condiciones externas que se premeditan y que en caso sucedan, obstaculizan el alcance de mis metas. Esas situaciones sobre las cuales no tenemos el control y pueden ser, por ejemplo, la crisis económica que actualmente enfrentamos a nivel mundial, o peor aún, la crisis de salud debido a la pandemia, la edad, las condiciones actuales del mercado laboral, el confinamiento, etc. Sin embargo, si en lugar de quejarnos, nos sentamos a analizar dichas amenazas, las podemos mitigar.



CONCLUSIÓN

Realizar tu análisis de manera efectiva toma tiempo, pero hoy por hoy es imprescindible que lo hagas y lo tengas siempre a la mano, pues a menudo nos enfrentamos con retos en nuestra vida. Sin embargo, la situación actual requiere mucha más atención, pues es un reto diferente en todo sentido. La vida y las condiciones actuales nos enfrentan a nuevas oportunidades y para ello debemos estar dispuestos a verlas desde una perspectiva diferente. No importando si eres estudiante, graduado, profesional activo, empresario, emprendedor, etc, de ti depende cómo enfrentas y qué actitud decides tener. Una vez hayas realizado tu FODA personal/profesional, debes emprender un plan de acción. No te detengas. ¡Reinvéntate!


800 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo